Fala’l payasu dende la so tumba

Yá diba tiempu que quería compartir equí esti poema de Miguel Allende, que suel lleer mui guapamente nes Timbes nes que participa, adaptándolu’bout la marcha a sitiu y tiempu. Como la última busca del exemplar de Pallabres de payasu que poseo pelos estantes y caxones d”Orviz -onde toi seguru de que ta, dayuri- resultó otra vuelta infructuosa, acabé pidiendo que me pasare’l testu en word. Fala, equí, el payasu dende la tumba.

 

FALA ‘L PAYASU DENDE LA SO TUMBA

¿Hai ahí daquién?

¿Sabíen que yo’twas una eminencia?

Sí, sí. Una eminencia.
Yá, de guaje, a los tres años, tenía tres títulos universitarios,
tres diplomes de llingües absolutamente vives
y escrites tres noveles, realistes dafechu,
y tres pasos costumistes.
Una eminencia.

Pero sabía más, muncho más.
Perfeccioné l’acervu cultural’til la mio propia muerte.
Sabía venticinco llingües distintes,
coles sos variantes dialectales y les sos variantes llocales

según el departamentu xurídicu-alministrativu onde se dieren.
Sabía cómo se dicía, por exemplu, la pallabra amor en toes eses llingües,
y tamién en caucásicu, vegliota, sardu, lapón y azteca.
Y castellán, claro.

Sabía, amás, muncho de materies específicamente químiques:
el pesu atómicu de tolos cuerpos simples, de memoria,
la importancia que tien una pequeña cantidá d’hidróxenu nel aire pa la susistencia.
Propunxi un estudiu de los ácidos acetil-salicílicu y ribonucleicu restándo-yos tres iones d’importancia.
Yera una eminencia.
Tamién esbocé un sistema filosóficu intermediu
basándome en dos axiomes preliminares:
que “yo soi’l que soi”
y que “yo soi’l que nun soi”.
Y demostré la materialidá del home
y por tanto fui cosa:
fui escalera, aceituna en Jaén, balandru en Llanes,
antimoniu, alfombra, cuenta de rosariu.
Fui coca-cola,
rosa de marzu, bonu del Estáu, estampa, portaviones,
bombilla de ciento venticinco voltios y cuarenta vatios,
una nueve milímetros parabellum,
saltu d’agua.

Yera una eminencia
Y con too, llaboré y collaboré en multitú d´oficios:
fui de too.
Fui inxenieru de telecomunicaciones con enclinaciones a la poesía llírica,
barrenista primera nes mines del rei Salomón,
miembru de la tertulia lliteraria La Tribu de la Hojalata,
el protagonista d’una película vaqueros,
azafata de vuelu, salmoneru en Strömpfjord, prostituta en Place Pigalle,
panaderu na comuna de Yosi-Kimo,
la quinta muyer del califa Alí Ben Yusuf,
un payasu.
Yera una eminencia.

Y agora un payasu na tumba.

(Miguel Allende)

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s