Vidios graciosos de gatinos

Como nun tengo tele y n’interné namás veo vidios graciosos de gatinos y quiciás un poco de porno amateur, flipo muncho cuando salgo a los bares pela mañana a lleer la prensa y tienen puesto a tertulianos na pantalla falando mierda o esi paripé qu’anguaño contamplamos de los debates d’investidura. Esta mañana al cruciar la pola perbaxo d’un cielu turbiu pasé como per cuatro climes distintos; la mesma Pola negábame una meteoroloxía coherente: asoleyé al pasar al pie de la plaza cubierta y llegó un aire de borrasca cuando enfilé la cai que mira al cementeriu; depués nubló y amiyó a Les Campes tola negrura que venía de la costa. Encoyí un poco, pero nun retruqué al tornar a casa, cuando la mio moza imaxinaria me preguntó si pasara frío.

En verdá llevo meses que nun paso nin frío nin calor, y namás pongo’l gorru llana por posturéu y en recuerdu de güelita Lydia que me lu fizo. Hubo calores imprevistos a altures del iviernu que nun contábemos, pero tamién, de pasu, un montonera d’espectáculu políticu que fadría colgar carámpanos nes cornises de los horros mariñanos. Cansa, aburre. Figúrome qu’aquellos monos escritores que salíen nos Simpsons tan escribiendo’l guión y tracamundiando discursos y personaxes. Yá veo a tolos monos tecliando a tou meter, ensin tiempu a trabayar l’atrezu, causando tolos tracamundios de Rajoy, l’aspectu gris de los más de los diputaos y la incoherencia xeneral del argumentu. La semeya de Sánchez y Ribera la selmana pasada roblando’l pactu fízome pensar si nun sedríen los dos en realidá bocetos distintos d’un mesmu personaxe, copiaos al empar d’un modelu Ken que va la escontra de toles normes básiques patriarcales qu’un monu guionista tendría que saber, ello’tis: que na obra los actores principales han tirar a lo feo y que namás les muyeres a les que morreen puen tener güeyos claros y mimosos y una guapa espetera.

Los monos van volveme llocu, los monos son los culpables de que tea tan de moda ñegar lo que se dixo’l mes anterior, los monos tan manipulando’l clima de la mio pequeña Pola pa que nun haiga nin fríu nin calor y pa que les ñubes s’aparen enriba d’edificios en concretu, y orbaye namás nos nuevos márxenes onde a lo rural comió l’urbano y qu’antañu’tisren too praos. A mi prestábame llegar a vieyu y poder dicir a la xente mozo, a la inversa, que tal o cual campera’twas too edificios. Los monos son imprevisibles, un día entrará Godzilla a la Pola dende la carretera de Valdesoto y arrasará Siero Este, xorrecerá pación enriba l’escombru y pondrán a pastiar oveyes. Cualquier historia’tis esperable, cualquier día seremos tamién nós gatinos en videos graciosos, actores rizosos de porno amateur. Yo sigo ensin tele, diga lo que diga Cristian, y sigo nello.

BSO: San Francisco

Advertisements

Willow

La cai ta enllena de mierda. Camino y pienso en que de xuru hai daquién que ta cobrando la patente pol espumillón y viviendo como un rei mientres nós andamos pente una montonera forgaxa propagandístico y llumínico y vivimos nuna casa que se cai a cachos. El mundu ta mal fechu ¿Cómo lo pueden petar l’espumillón y Albert Rivera?¿Por qué Plumi, que’tis un gran chigreru, puso perres pa que mangaran eses lluces na plaza que paez una verbena mala?

He atrincherame y poner bidones d’aceite vacíos delantre del portal y perros d’agua na antoxana: perros d’agua qu’apaguen a los perros de fueu del presente. Paecéis argamboys. Los camellos faen campaña de la que vas a comprar, pero na mayoría de los parques nun pasa nada depués de les seis, abúrrome, nun espero nada d’un futuru prósimu. Si acasu, unos cuantos díes d’estufa y interioridá. Armame de butano y de paciencia.

Marcha la ñeve de La Peña y nun tardará en volver. Habrá que construyir La Resistencia, y davezu esta nun consiste más que n’esperar tiempos meyores. Ser quien pa llegar a ellos medianamente recios y fuertes, cual Willow, por mui pequeño que nos pinte la historia.

Futurismos

Nun hai tregua na sucesión d’apocalipsis, y ello’tis fácil de notar na terraza’l Mini. Ehí fácilmente oirás falar d’osos polares flotando al debalu’bout casquetes de xelu y de les nueves rutes de navegación que s’abriríen entós, al fundir los polos, pa la marina mercante china. Ye lo que toca. Pero la mar diría anubriendo los continentes relativamente despacio, asina que nun sedríen imposibles los porgüeyos de Cristian, al que-y prestaría abondo que La Llomba fuera una isla o’l valle de Sariegu una bahía y hubiere playa arriba, en San Román. Como en toles desgracies hai quien medra, yá imaxino a los tractoristes en chalana y a Cristian cobrando trés pavos per barba a quien quisiere aparcar na llosa que tien al par de casa.

Nestes, ensin venir a cuentu, lleguen los primeros xelos del añu, y cuido que si pa les próximes elecciones cambiaren les normes y namás pudieren votar los menores de dieciocho envede los mayores igual el resultáu diba ser esactamente’l mesmu; o igual lo petaba’l PACMA, qu’a fin de cuentes fai campaña pa que tolos perros tengan manta. Prestábame que tamién los osos panda tuvieren manta. Encántenme: yo pondría osos panda con manta dando abrazos gratis en Navidá a la salida de los centros comerciales y rellenaría los chigres d’espumillón.

Sicasí,’tis ceo p’aspirar a ello. Véolo turbio, dame que van pasar munchos años’til qu’haya playa en San Román, y muncho más alantre podrán votar los neños. Nun inventarán la inmortalidá enantes de que muerra y el mio espiritu piterpanescu, que diz Dani, torgaráme de poder presentame enxamás a nada adulto. Tampoco ganará’l PACMA, asina qu’igual lo meyor que faigo’tis atrincherar equí nes Campes y cultivar pandes, alimentar tapires. Renovar la ganadería y criar kiwi animal. Atopar la especie que s’adapte al clima y al nivel del mar y  dientro dos mil años seya como la castañal, que yá paez d’equí de tola vida. Y a ver si ’tain’tra guapo qu’hubiere canguros na Texuca y tigres nos fayeos. Nun me digáis que ’tain’tra guapo.

BSO: The tapir, Samename

Más BSO: Mi novio es bobo

Tortuga o palmera

Mapo y Alvarito alcordaron borrachos amechar severamente d’osties al siguiente que na Pola me diga hipster. El padre de Mariuka llamónos hippies a Dudu y a mi nes fiestes de Valdesoto; los de la Pola échenme pa Noreña, los de Noreña dicen que soi de p’allá y hailos en Xixón que cuenten que d’Uviéu de tola vida. Arboleya teníame por poperu, anque soi punki pa la mayoría de los poetes, y Papen diráme tiñosu cualquier día. Hai diversidá d’etiquetes y opiniones tocante a mi, sacante’l consensu respecto a la mio otredá. Claro, que tarrezo a Podemos cuando toi colos de Podemos pero siempre defenderé ante un facha yo que sé qué coses. Polo menos agora complazme saber que Mapo y Alvarito van tomizar a cualquiera que diga que soi lo que nun soi, y eso abarca hijodeputa, tortuga y palmera. Tais avisaos. Cuidadín.

Toos paecen tar pasándolo bomba

Toles terapies d’a cincuenta pavos sesión funcionen, na midida na que nengún pinín que les pagó tará dispuestu a reconocer que tiró les perres al wáter, y siempre nos quedará’l dulce bálsamu de la psicosomatía p’aselar rocees. Davezu’l preciu acarria la satisfacción col productu, y siempre, en cualquier casu, la ostentación compensará cualquier pagu. Y esa sufrímosla los demás. Puedes pagar una talegada pol macroconciertu d’esa gran estrella y l’eventu en sí, que seguirás a varies decenes de metros de distancia, nun te producirá más placer que ver un dvd nel sofá de casa con una birra na mano, pero nada comparao cola brasa qu’esparderás del restu de to vida recordando a quien pinte que tuvisti ehí, y nun se qué d’interminables solos de guitarra. Pero que quede claro’l to equilibru mental de trapecista consumista y el to currículum de conciertos, discos, llibros y llugares visitaos, que son la llista de la compra qu’ostentarás al inspector vital de diversiones cuando a esti-y dea por apaecer. Qué pena que la memoria seya bárbara y selectiva y que d’aquella gran nueche con Bruce nel 89 namás recuerdes unes ganes inmenses de mexar, y qué pena que nun recuerdes Cracovia nin Munich nin Casablanca nin la Costa Azul a pesar de que tuvisti ehí y lo sepas y te prestara y haya un montonera de semeyes atestiguándolo que nunca nun volverás a mirar. Lleí muncho y nun recuerdo nada, que dicía Leopoldo María. Pero qué necesidá hai d’abrir esa caxa y descargar toos esos archivos nel ordenador, si a fin de cuentes siguimos tando de llau del presente, esi momentu de la historia tan amañosu pa siguir postureando, llantando significantes vacíos’round la nuestra vida. Y qué dómina la del veranu, que fai al fatu paecer más fatu, y fatu al que nun lo’tis. Asina que venga, neños, sigamos multiplicando la mentira d’una vida plena, poniendo pegoyos de chicle al edificiu de la nuestra eterna mocedá, fotos de perfil mirando al mar, doremos kilos de criollos y costielles na parrilla de la banalidá, que too paeza que va bien, que toos paezamos tar pasándolo bomba.

1986

L’añu más llargu que recuerdo’tis’l de 1986. Tenía cinco años y de contino preguntaba a toes hores pola fecha; y l’añu siempre’twas’l de 1986. Preguntaba entós cuánto quedaba pa qu’acabare 1986 y la respuesta nun m’impresionaba, pero al otru día volvía a entrugar y sorprendentemente volvía otra vuelta a tar en 1986. Llegué a tener a 1986 por un tiempu inacabable y épicu. Entós les nevaes fueron más grandes, lo mesmo que les monedes de cinco duros na mano y el tamañu de les coses que se podía comprar con elles. Cuido que nengún añu va ser más llargu que 1986, nin habrá tanta ñeve nin abondancia.

Daquella, sicasí, desconocía la mayoría de les circunstancies, asina qu’aneciaba testeronamente na mio pregunta a la espera d’un desconocíu 1987 que, vista la so resistencia a aportar, había trayer placeres incontables. Pasaron el branu, la’tisrba, les vacaciones, y ello nun quitó pa que fuera 1986 una montonera de selmanes más, y tovía depués, al volver a escuela, siguió siéndolo. Sobra dicir que los díes de sol fueron los más llargos de la historia, y l’edificiu la escuela’l barracón más grande del planeta.

Ello foi toa una eterna dómina de la que nun m’alcuerdo bien,’til que llegó’l día nel que, d’acordies cola mio impaciencia, se m’anunció solemne la llegada, al día siguiente, del añu tan naguáu de 1987. Había esa nueche programación especial na tele y, visto que falamos d’un tiempu anterior a que too marchare a tomar pel culu, dalguna triba de cena familiar buenrollera y con enormes gambes.

Ensin dulda augurábense grandes cambios, y costóme ser pa dar col sueñu aquella nueche, pero a la mañana siguiente madrugué muncho y salí corriendo hacia la cama materna, repetí la mio pregunta avezada y comprobé que taba, por fin, nel dichosu añu de 1987 que con tanta ansiedá taba esperando. Y he dicir que, escontra toles mios espectatives, a la primera allegría siguieron tiempos planos. Tengo daveres poques alcordances de 1987 y los años subsiguientes, y tardé en decatame del verdaderu valir d’aquel añu incomensurable y primixeniu de 1986.

Dende bien neños andamos tontos, y nun nos decatamos de l’auténtica proporción de lo que nos arrodia’til qu’ello yá nun nos arrodia n’absoluto, inoramos el nuestru puntu de vista’til que’l so corrimientu nos dexa ver el vacíu qu’ocupábemos, y’tis entós cuando somos pa ver perriba del nuestru egu y asitianos onde realmente tábemos. La del presente’tis una ciencia fosca y, en tou casu, non tan guapa como aquella indagación na esencia mesma del tiempu que llevé a cabu l’añu de gracia de 1986, nel que les nevaes fueron más grandes, igual que les monedes de cinco duros na mano o’l tamañu de les coses que con elles se podíen mercar.

Ser d’interior

Anque, d’acordies con Google Maps, nací a namás 19,1 kilómetros y 3 hores 54 minutos andando de la mar, fáiseme claro que soi mui d’interior. La mar ta’boutvalorada. Podría caminar dende Orviz ensin aparar 19,1 kilómetros y 3 hores, 54 minutos, esacto’til la pica de la playa de Poniente, y lo qu’atoparía sedría una frontera intransitable. Subsisten una montonera de prexuicios románticos al rodiu de la mar, cantos de sirena de los océanos cálidos del sur, aires llonxanos de romeríes y palmeres. L’eslogan de la inmensidá o d’esa llibertá inalgamable. Pero cuesta muncho metese na mar, y n’escafandra anda ún mui mal a gustu. Asina que de xuru que, de siguir camín, andaría un buen cachu paralelo a la llende mariñana, pero nun diba tardar munchu tiempu en torcer al sur y volver caminando al interior. Porque a mí tírame l’interior, préstame tener siempre la posibilidá d’una caleya pela qu’andar, en cualquiera de los cuatro puntos cardinales, ensin tener qu’usar escafandra.

Claro que si tuviera un barcu y supiera andar nél, o fuera de Vega como Ana, igual vía les coses d’otra manera, pero a mi’l mar abúrreme y cuando voi caminando siempre quiero ver lo qu’hai arriba, nos montes, y lo que se ve dende los montes, o cómo se ve cada monte dende cada monte. Y’tis verdá que nel interior tamién hai fronteres, pero son muncho más accesibles caminando, y ún nun se tien que ver obligáu a usar pesaes escafandres y aparatos colos que nun sabe rabilar. Incluso hai fronteres nel interior que son montes, o que van pela cresta de los montes, que se caminen guapamente con un pie pisando cada valle, y fronteres que son caminos tan anchos que son país, como’l que va dende l’occidente d’Asturies a Les Hurdes, pasando pel Bierzu o la Tierra de Miranda, onde la frontera’tis nación.

A mi préstenme les fronteres caminables, el soníu a fueya seco mental de cuando pises la llinia invisible de les isogloses o la llende de los conceyos y los países, y nun me gusten los ríos grandes, por mui navegables qu’estos puedan ser, nin l’absurda grandeza inabarcable de la mar: prefiero caminar pela divisoria d’agues, saltar regueros, pasar pontes pequeñes. Nel interior figúrome qu’ando más sueltu y llibre, y toi a gustu más davezu.