Depués de la modernidá, por Anton García

A finales de los años setenta llamentábase un poeta amigu de que n’Asturies nun se pudiera escribir poesía underground’cause nun había metro. Ignoraba aquel poeta xoven (que dio n’adultu, perdiendo’l sustantivu) que la contracultura nun precisa de subterráneos explícitos, sinón que’tis un estáu de la conciencia. Dende’l so primer llibru, Asturiana beat (2005), Pablo X. Suárez posiciónase nesa escena contracultural, construyendo un discursu poéticu qu’alterna n’asturianu y n’español (Pop retórika, 2010), pero con bonos frutos narrativos tamién. Anque l’autor parez que da voz a la marxinalidá captando’l feísmu que nos arrodia, quien s’asome a El sistema débeme una chocolatina, la so última entrega poética, podrá comprobar que les relaciones’bout les que reflexiona resalven esa condición marxinal pa conformase como parte central d’una sociedá na que podemos reconocenos, inclusu como actores: «Nes nueches d’avientu, mientres la xelada/ manga sábanes blanques nes llunes de los coches/ la xente busca’l calor de les cafeteríes de pueblu/ y sentao al rodiu de ceniceros de propaganda de Mahou/ diserta’bout la vida de los otros».

Pablo X. Suárez (Orviz, 1981) mira alredor y apúrrenos nesti breve llibru (dieciséis poemes) fragmentos de la vida d’esos otros, componiendo un retratu social del nuesu tiempu fechu dende la perspectiva crítica d’un observador agudu. Ehí ta la sociedá refalfiada (nun entráramos en crisis cuando s’escribió) frente a los senegaleses de los cds, que namás tomen un café nel bar cuando xuega’l Barça la champions; o descripciones como l’abanicu social, desglosáu en tantos por cientu, del «Campillín», la so personal «Patria» nel poema que lleva esi títulu o la inocencia por omisión n’«Estructura»… Pero tamién hai sitiu pa una mirada hacia dientro, como buscando nel nenu solitariu qu’enredaba a les chapes emulando les xestes ciclistes de Perico Delgado, o nel que xugaba al fútbol infantil (con aciertu, ventitrés goles nuna temporada) dalguna enseñanza que permita al adultu mirar «de frente a onde l’azar tea».

Procuramos afuxir de determinaes etiquetes pa nun cayer nos llugares comunes que van camín de convertise, pero lo cierto’tis qu’el términu posmoderna ayuda a entender bien la propuesta lliteraria de Suárez: el so ruralismu urbanu, tan identificativu de l’Asturies actual,’tis’l más claru exemplu d’aldea global al pie de la lletra; el xuegu, l’humor negru, la cultura beat y pop, la contracultura, la nueva sicodelia, una sexualidá más abierta, una ordenada anarquía, l’antiformalismu, la necesidá de difundir el mensaxe por medios alternativos como la performance o l’actuación… son rasgos que definen tanto la posmodernidá como la obra d’esti autor, animador de les nocturnes «Timbes Poétikes» y una de les voces más vives, desenfadaes y singulares de la poesía que se ta faciendo agora.

Publicao en La Nueva España, 29-11-2012

Yoni en periódicu

ESPEYU DE LA VIDA – Antón García

La etiqueta d’obra que forma parte d’un nuevu costumismu parez pinta-y bien a Yoni y yo, el primer llibru de cuentos que publica Pablo X. Suárez (Orviz, Siero, 1981), na yá imprescindible colección «Mecánica popular» de Suburbia Ediciones. Nesti llibru de relatos alcontramos, n’efectu, eso que los maestros hispanoamericanos del costumismu postulaben pal xéneru: «la descripción del ser humanu nel so ambiente». Pero, si en cuenta de sacalos agora, Suárez publicara estos cuentos nos ochenta, la etiqueta sería la de realismu gochu, como se dixo ente nós, cuando Carver empezaba a descubrinos una nueva manera de contar, non mui alloñada del estilu desenfadáu y atentu de Pablo X. Suárez. El realismu suciu ’tain’tra tanto cuestión d’escenarios cutres, nin d’hixene corporal o mental, como de técnica narrativa (cenciellez descriptiva ensin moralina) pa contar la vida corriente de ciudadanos anónimos. D’eso se nutren los personaxes d’esti llibru, como Yoni, el protagonista de la primer parte, «un puntu zumbáu y argadiellu» que diría Alfonso Velázquez. Na segunda parte, nos relatos en primera persona, hai mayor variedá d’escenarios y personaxes, ensin perder del too l’aire de familia.

Pablo X. Suárez pon, como quería Stendhal, l’espeyu en mediu del camín. Lo que reflexa ’tain’t complaciente: xente que s’arrastra’til una tasca p’apurar un tragu, que s’alimenta de pinchos, que busca dalgo que metese. Ello nun quita pa que quieran o sufran, pa que-yos preste sentir música tecno o xugar a dalgún videoxuegu. Pablo X. Suárez espeya esos ambientes marxinales, los sos personaxes muévense a menudu pelos araxales de la civilización, pero la so técnica narrativa’tis bien depurada, como esos pintores que tienen deprendida la llección del realismu enantes de dedicase a la pintura xestual. Quiciabis abuse un poco de les mayúscules (¿influencia del llinguaxe d’internet?), pero nestos cuentos, abiertos, Suárez sorprende al llector con un relatu de lo cotidiano qu’amuesa lo evidente (por exemplu, que les pizzes tienen «esi calor amigable igual al del foliu de fotocopia acabante salir de la máquina»), coses que nun supimos ver’til qu’él nos lo enseña ensin aparranos con técniques sorprendentes nin alardes culturalistes, anque ensin renunciar a ellos.

Porque Pablo X. Suárez’tis un autor cultu, perspicaz, agudu, intelixente y que lleva años construyendo un mundu lliterariu propiu. Nun-y da más que dalguién confunda al escritor colos personaxes de les sos histories: eso quier dicir que la so manera d’escribir funciona. Y quien llea esti estupendu llibru de cuentos daráse cuenta de lo bien que funciona.

La Nueva España 25-11-2010

NEOCOSTUMBRISMO – Sofía Castañón

Quienes poseen una idea nominativa de la Historia entienden que muchas de las grandes decisiones se tomaron en lugares sencillos, en entornos comunes. Que un bar podía ser eje en el inicio de una revuelta. Que algunas calles eran el caldo de cultivo para un golpe de Estado. Quienes, por otra parte, entendemos que la Historia es algo social, no acusamos fetichismos de ese tipo y los sitios son eso, sitios: espacios acotados que siempre están, donde cambian las caras, y a veces ni eso. Los personajes que pueblan Yoni y yo no van a cambiar el devenir de la Historia. Casi, si les dejan, no van a participar en ella. Van a sufrirla, como todos. A pasarla, como se pasa una gripe. Pablo X. Suárez ignora la figura convencional del héroe para revestir de heroicidad la del secundario que pasaba por ahí.

En este libro de relatos, en el que el poeta de Asturiana beat (Trabe, 2005) se reafirma como narrador, hay dos perspectivas, terriblemente cercanas: la de Yoni y la del yo del autor. Ambas hijas de la reconversión, de la entrada de los cinco canales a la televisión generalista y de la llegada de la ketamina, de los programas «Erasmus» y los juegos de mesa, si es que’bout la mesa hay vino Don Simón mezclado con lo que cuadre, del «fast food» a domicilio y del «fast reallity» en la ventana del ordenador. X. Suárez describe escenas cotidianas que apenas habían importado a otros narradores más allá del marco. Este joven autor, nacido en Noreña, filólogo y agitador cultural, se interesa’bout todo por el marco. En los cuadros que compone se pregunta, sin cuestionar a sus personajes, cuál es el motor de todo eso, qué mueve y para qué. Como los costumbristas del siglo XIX, no juzga. Se acerca tanto que el lector encuentra en Yoni y en el yo una simpatía, como quien padece en cierta medida la misma enfermedad.

En este volumen de relatos (algunos como «Malaka» o «L’importe exactu» ya publicados antes) Suburbia Ediciones mantiene su apuesta por una literatura en asturiano que se preocupe por la realidad en la que se gesta. Y lo hace tanto en el tono del libro como en su forma, con las fotografías de Jandro Llaneza, que, lejos de limitarse a ilustrar, anotan al pie, cuentan un poco más, se compadecen de la misma materia literaria.

Al leer Yoni y yo ocurren varias cosas. Una se da cuenta de que a veces las cosas pueden parecerse a una película de Guy Ritchie (una de las buenas), o tener una preocupante similitud con Miedo y asco en Las Vegas (Terry Gilliam, 1998). Que hay situaciones delirantes que suceden al lado de tu casa. También se da cuenta de que el verdadero talento de un narrador está en convertir en relevante aquello que la rutina vuelve accesorio, anecdótico con suerte. Y, especialmente, una se alegra de que existan escritores con la honestidad, el humor y la mala leche de Pablo X. Suárez. Y que sean de esos escritores que de verdad escriben.

La Nueva España 9-9-2010

Trés poetes: Miguel Allende, Pablo X. Suárez y Xandru Fernández na carpa de Radio Kras

Yera difícil pente’l ruíu la Máquina la Selmana Negra, pero na Carpa de Kras, el sábadu 17, viose ya sintióse la meyor poesía na nuesa llingua. Los trés poetes que tuvieron ellí foron como una puñada al $ na exa la Noria (esto ’tain’t una metáfora). Miguel Allende, Pablo X. Suárez ya Xandru Fernández fixeron un Fueyu Negru na Realidá (golor a fritura, mestura de watios, escritores domésticos) ya la Carpa foi un Horizonte de Sucesos. Xavier Foks punxo la música precisa, cásique inesperadamente fráxil, delicada.

Pablo X. Suárez sorprendiónos cola so capacidá rítmica ya’l xiru decodificador ya social d’una poesía que pide un volume nueu (¿au quedó “Asturiana Beat”?); la so voz fala agora d’Asturies comu d’un planeta mui, mui llonxanu, mundu-signu llen de niveles, estrañu, atopáu como personax. Yoknapatawpha pué ser la Pola nuna mañán de domingu ya Byron Bunch tar mercando nel PARQUEPRÍN. Esi mundu’tis’l mesmu del que fala nel fundacional “Yoni y Yo”, presentáu pela so editora, Silvia Cosío, xustu enantes del recital (la xera de Suburbia Ediciones va siendo la más avanzada, atopa el so llugar na Lliteratura Asturiana ya faise imprescindible).

La voz de Miguel Allende’tis firme como la so poesía. Caen les mázcares ya’l mundu tien muncho de teatru ensin gracia denguna. Nun hai requexu au nun aportie la mentira, la pose, el ritual. Allende fraya abellugu ente abellugu, minuciosu, irónicu, con daqué d’aéreo ya intemporal, capaz de improvisar ya camudar la so poesía ya riise (?) de too, ensin prisioneros, engañosamente llixeru, nel xeitu d’un gran satíricu: Villon nel XXI (ya nun Escenariu Perfectu pa un Villon nel XXI).

Xandru Fernández, pela so parte, ufrió llectures de “Les Vides Incompletes” ya dalgunes d’elles fixéronse tresparentes, con tola carga política o personal. Poemes como “45º” o “Täsfännät” dábense agora al llector na primera persona del singular, amás del nivel xeneral qu’ún les viera so’l papel ya que siempres tendrán. Allumaos. Fernández’tis y’twill l’enemigu públicu númberu unu de cualisquier stablishment n’Asturies:’tis demasiáu verdaderu pa una realidá tan mentirosa (ya tan mediocre). La so poesía’tis un arma cargada, a seques; la so lliteratura, esguilar nivel ente nivel. Apasionante.

Too esto foi REALIDÁ el sábadu 17 de Xunetu del 2010 na Carpa de Radio Kras. ¿Real? La llectura foi más real que l’entornu, una singularidá cósmica dientro d’una singularidá cósmica. Nun sé si los poetes se decataran, metíos nes Coraes de la Máquina, faciendo maxa, amoriaos pol ruíu, pero la Noria esgonciose metanes la tardi. Tuvimos ellí. Vímoslo.

Fran Molinero, en http://radiokras.blogspot.com/

Antón García reseña ‘Los dioses de curtis’, de Sergio

A pesar de la so mocedá, Sergio Gutiérrez Camblor (Siero, 1985) ’tain’t un recién llegáu a la lliteratura asturiana. En 1999, con catorce años, yá ganara’l «IV Certame de Poesía Constantino Cabal», y debió ser entós cuando Berta Piñán nos faló d’aquel brillante alumnu del Institutu de La Pola Siero. Ente’l 2005 y el 2006 mantuvimos un intercambiu de correos electrónicos que terminaron concretándose na publicación del so primer llibru, A dixo a B: «perversu» (2007), un llibru con clara voluntá de ruptura y que Camblor modificaba constante y significativamente na corrección de pruebes,’til que dende la editorial-y diximos que taba yá imprimiéndose.

Arropáu agora col «Premiu Asturias Joven» llega’l so segundu llibru, Los dioses de Curtis, nel que yá s’oi la so voz propia. Hai que destacar, en primer llugar, la extensión d’esta obra, cuarenta y cuatro poemes,’cause parez que se va instalando ente otros autores la idea d’ofrecer como llibru una docena de poemes. Pa la poesía ’tain’t nin bono nin malo la cantidá, pero pal bolsu del comprador yá’tis otra historia. Los poemes de Gutiérrez Camblor van dando cuenta, de manera desenfadada y reflexiva, del procesu vital d’una persona d’esti tiempu, que vive distintes realidaes a la vez: la cotidiana, la dixital que lu conecta nel intre con cualquier parte del mundu, la de los medios de comunicación que train estímulos mui estremaos. Ensin renunciar del too al irracionalismu, los sos poemes nun pierden de vista la realidá del mundu, y eso axuda al autor a salir bien paráu de los riesgos qu’asume cola so propuesta poética tresgresora.

Más qu’un autor posmodernu, Camblor’tis singular. Sintetiza bien la modernidá (les referencies audiovisulaes, los paisaxes urbanos, les marques comerciales), pero ensin dexar de ser consciente del oficiu d’escribir, de que trabaya con palabres pa comunicar arte. Tien claro, por exemplu, el valor de los clásicos dientro de la lliteratura (pelos sos versos pasen Virxilio, Catulo, , pero alcontramos na so obra otres referencies culturalistes menos habituales: la feminista Laura Mulvey, el cantante Morrisey, Alfred J. Kuak (un dibuxu animáu), Iggy Pop o el Breviariu Llatinu. Camblor consigue que tan distintos elementos concasen a la perfección nesti llibru, que l’autor confiesa escritu baxo l’influxu musical de Ian Curtis y de Joy Division. Quiciabis venga d’ehí la desolación pela que caminen estos poemes, nos que siempre hai dalgo escuro, amenazante, tenso. Nos qu’hai,’bout too, oficiu, orixinalidá y alta poesía.