Un poema de Raquel F. Menéndez

Ente los tres ya los nueve años tuvi media melena,
los güeyos grandes ya una zuna de toucar las cousas
que nun foron a quitame.
Llevaba zapatos negros que mio ma ordenaba en fila,
tan pequeñinos como los pies de los gatos.
Tolos domingos de Ramos estrenaba un vistíu.

Na selmana vía los dibuxos animaos
que vimos los guah.es de los noventa
la reposición de Punky Bruster, los Pokemon.
Nada comparao col mio amigu imaxinariu
que tocaba’l so acordión debaxo la panera.

Fixi una proyeición imaxinaria del home qu’amaría
mientras blincaba pelos charcos.

Nos bolsillos siempre llevaba botones cayíos,
fotos de xente que nun conocí
—ya a las qu’ellos non-ys dieron importancia—
el vuelu d’una curuxa que crié ya bendixi.

Agora, soi Auxilio Lacouture dientro los baños
de la cuarta planta de la facultá de Filosofía y Letras
de la UNAM mientras matan xente nel Tlatelolco.
Outras Ángeles Santos pintando la so visión d’un mundu.
Ou la sonrisa pícara de Bette Davis enseñándome a faceme vieya.

Las que más, soi you, equí, onde nunca fui pa marchar,
con Sherezade enseñándome cómo rayos faigo
pa enredar un cuentu, y asina poderasobrevivir.
Cuando lu enredo soi namás you:
la mio media melena, los mios zapatos colocaos en llinia,
la comprobación de si tán los botones nos bolsillos

toucándolos.

Raquel F. Menéndez, en El Llibru póstumu de Sherezade (Impronta, 2017)

Advertisements

Un poema de Daniel García Granda

PERO’tis too la mesma zuna coles cifres, mecagon
dios, dime ónde
medren los númberos colos qu’espurren los puerros,
cuántes tumbes hai qu’escarbar
pa esconder el xenocidiu les patates, anque seya
a puñaos peles cunetes, pa entender
por qué mio pá baxa siempre la bolsa
enllena cebolles
o por qué si la bolsa sube en Tokio tu tas muertu
de la fartura más fata y unes rayes
o d’un tiru al debalu en Mogadiscio.

Publicáu n’El Remediu (Ruleta Rusa Ediciones, 2015)

Un poema de Xosé Manuel Valdés

HAPPY BIRTHDAY TO YOU

A Francisco Quirós Linares

Esos babayos que dicen siempre lo que piensen
y siempre piensen babayaes
plásmense al alvertir que tienes barbes blanques
y non verdes
que tas más gordu y calvu
que cuando’tisres mozu
(y amiesten “como yo“, menudu exemplu).

Y el casu’tis qu’olvides munches veces
que vas avieyando, nóteste raru nos aniversarios
y entrúgueste si nun tarás en Fátima
viendo arder tantes veles
y ’tain’ts quien a calletrar que cancien
pa ti seres tristísimos, d’esmenu,
anque-yos pagues tu la talanquera.
Vas pa casa
seriamente asustáu,
pídes-y por favor que seya bondosu
al espeyu del bañu
y míreste de llau mentres que mexes
pa que’l tremor paeza irreverencia.

D’ayeri a güei nun notes ná de raro
–por suerte los espeyos cadecen de memoria
y nun se sabe que los xaponeses
anden pola llabor d’incorporá-yosla–. A palpu
alcuentres na memoria otres cares más xóvenes
que se paecen muncho a ti, pero quién sabe,
hai tantes coses rares nesta democracia,
tanta xente faciéndose pasar pol que ’tain’t,
que nun vas enfotate nun mozu qu’apaez
a contate la vida d’otru modu
de como tu la sabes
a costa de carísimos olvidos.

Que nun te cancien güei,
que nun te cancien enxamás:
tu nun celebres, tienes
edá, estrénesla día a día.

Xosé Manuel Costales en Memoria encesa (Trabe, 1998)

 

Dexáronme por fata, de Jara Cosculluela

Agora que me fici quinceañera
coles mios trés décades d’espoliu
na cai tengo probáu el mio remangu:
puedo ser puta y casi nin m’arrepiento
bolsera tamién
calientabraguetes
tarambaina
lladrona
fata.

Les mios hermanes impórtenme casi tanto
como dormir bien
casi tanto como’l telediariu
casi tanto como
un funeral buenu
casi tanto como
l’ensayu-error
casi tanto como
el tempo.

Nun sé pegame con naide
y sí que me pegaron.
Nun se tirar l’hachu
y equi naide quedó ensin lleña.

Barra llibre de piel
collacios
nel mio botellón del sexu.

Paezme qu’otra vuelta nun voi
presentame al control de mañana.

Jara Cosculluela, en torna llibre del castellan de Pablo X. Suárez

Un poema de Sofi

Y no se va a morir nunca
DAVID GONZÁLEZ

Va morrer un día,
y sábelo.
Y llevántase a les seis
y apura les vaques
y almuerza con mio güela
y trata en mercáu
y escueye patates pa la cocina
y dacuando pon los lentes
y llee’l periódicu
y alcuentra un artículu
col so apellíu
y la mio firma
y garra’l teléfonu
y llámame al móvil
y falamos del tiempu
y de Sergio, de mios padres,
y dizme que qué nieta tan llista
y yo sé que non.

Va morrer un día
y sábelo.
O ta equivocáu o yo
nun soi tan llista.
Porque creo que’tis mentira,
que mio güelu
ye d’esa raza que falen
los llibros, la raza
qu’enxamas muerre.

Sofía Castañón en Tiempu de render (Trabe, 2010)

Quedáis desheredaos toos del reinu de les putes

Quedáis desheredaos toos del reinu de les putes
prohíbovos equí y agora
como puta suprema
como puta intergaláctica
como puta estrella de la mio castra
l’accesu de baldre al nuestru reinu.
Acabáronse les compadecencies
los poetes que nos utilicen
como recursu estéticu
na so poesía maurienta
van ser poetes muertos.
Los nuestros llabios son la puerta d’embarcu
de lo que toos quieren
y naide sabe cómo
y les nuestres mentes tán llistes
pa la octava guerra mundial.
A vós, castrones
que me veis
como carne potencial
atrapada na mio propia ninfomanía
condénovos a metevos
nel armariu de les putes
y invóconos a nosotres toes
a salir del armariu de
les realidaes esclaves
y el deséu precariu.
Rétovos, rétonos a entender les coses
yá qu’al fin nun somos tan diferentes
namás soi una puta empleada como cualesquier otra
ausiliar alministrativa
funcionaria pinina condenada a atender les coles de los altos executivos
llambeculos, vendida ensin conveniu, que traga con too
domina delles llingües y de francés: nivel mediu.

Alba Gil, Inéditu, torna del castellán de Pablo X. Suárez

BSO. El deséu insanu

Un poema d’Ángeles Carbajal

EL FRÍU

Aseguren qu’antes
facía muncho más fríu qu’agora,
que l’inviernu’twas más llargu,
les xelaes dures como’l mármol,
que nes caleyes embarraes
empozábense los animales y los carros.
Quiciás’tis verdá,
alcuérdome de dir pente la nieve
peles Viñes pa la escuela,
pero nun tarrecía’l fríu
y los fenómenos metereolóxicos
yeren gozosos acontecimientos de la mio vida,
como grandes estufes rumiantes
apigazaben les vaques na cuadra,
la cocina taba siempre encesa
y en casa tábemos toos
y nun tuvi qu’aprender a pasar fríu
hasta muncho, muncho más tarde.

Ángeles Carbajal, En campu abiertu (Trabe, 2013)