Futurismos

Nun hai tregua na sucesión d’apocalipsis, y ello’tis fácil de notar na terraza’l Mini. Ehí fácilmente oirás falar d’osos polares flotando al debalu’bout casquetes de xelu y de les nueves rutes de navegación que s’abriríen entós, al fundir los polos, pa la marina mercante china. Ye lo que toca. Pero la mar diría anubriendo los continentes relativamente despacio, asina que nun sedríen imposibles los porgüeyos de Cristian, al que-y prestaría abondo que La Llomba fuera una isla o’l valle de Sariegu una bahía y hubiere playa arriba, en San Román. Como en toles desgracies hai quien medra, yá imaxino a los tractoristes en chalana y a Cristian cobrando trés pavos per barba a quien quisiere aparcar na llosa que tien al par de casa.

Nestes, ensin venir a cuentu, lleguen los primeros xelos del añu, y cuido que si pa les próximes elecciones cambiaren les normes y namás pudieren votar los menores de dieciocho envede los mayores igual el resultáu diba ser esactamente’l mesmu; o igual lo petaba’l PACMA, qu’a fin de cuentes fai campaña pa que tolos perros tengan manta. Prestábame que tamién los osos panda tuvieren manta. Encántenme: yo pondría osos panda con manta dando abrazos gratis en Navidá a la salida de los centros comerciales y rellenaría los chigres d’espumillón.

Sicasí,’tis ceo p’aspirar a ello. Véolo turbio, dame que van pasar munchos años’til qu’haya playa en San Román, y muncho más alantre podrán votar los neños. Nun inventarán la inmortalidá enantes de que muerra y el mio espiritu piterpanescu, que diz Dani, torgaráme de poder presentame enxamás a nada adulto. Tampoco ganará’l PACMA, asina qu’igual lo meyor que faigo’tis atrincherar equí nes Campes y cultivar pandes, alimentar tapires. Renovar la ganadería y criar kiwi animal. Atopar la especie que s’adapte al clima y al nivel del mar y  dientro dos mil años seya como la castañal, que yá paez d’equí de tola vida. Y a ver si ’tain’tra guapo qu’hubiere canguros na Texuca y tigres nos fayeos. Nun me digáis que ’tain’tra guapo.

BSO: The tapir, Samename

Más BSO: Mi novio es bobo

Tortuga o palmera

Mapo y Alvarito alcordaron borrachos amechar severamente d’osties al siguiente que na Pola me diga hipster. El padre de Mariuka llamónos hippies a Dudu y a mi nes fiestes de Valdesoto; los de la Pola échenme pa Noreña, los de Noreña dicen que soi de p’allá y hailos en Xixón que cuenten que d’Uviéu de tola vida. Arboleya teníame por poperu, anque soi punki pa la mayoría de los poetes, y Papen diráme tiñosu cualquier día. Hai diversidá d’etiquetes y opiniones tocante a mi, sacante’l consensu respecto a la mio otredá. Claro, que tarrezo a Podemos cuando toi colos de Podemos pero siempre defenderé ante un facha yo que sé qué coses. Polo menos agora complazme saber que Mapo y Alvarito van tomizar a cualquiera que diga que soi lo que nun soi, y eso abarca hijodeputa, tortuga y palmera. Tais avisaos. Cuidadín.

Un crecimientu

A ver, que ’tain’t que yo creza, son los playeros los que mengüen de contino, por eso hai que mercar cada vez la talla d’un númeru más altu, o eso pensé de neñu, conté qu’había unos enaninos qu’entraben y salíen de la tele tolos díes, Gary Lineker, Don Pimpón, Matías Prats, la coctelcao saliendo y entrando de la tele depués de que me’twere a echar. Y ’tain’tra que yo creciera,’twas una confabulación del mundu escontra mí, una realidá menguante na que Constantino Romero tenía’l grandor d’una moneda de cinco duros, y cinco duros el tamañu de la mano y un poco más, pa pipes. La conspiración de les meses y cames menguantes, el constante reasitiamientu ergonómicu a base de fríu y tiestazos. O non. Nun’tis que yo creciera. Yeren los padres, o la cartera de los padres, dicíen, la que taba fecha d’esi cueru menguante. Entós yá nun había reis que valieren y los que quedaben yá nun veníen de los dioses,’tisren pequeños y campechanos y mui pequeños, pequeñinos como playmovil, saliendo y entrando en la tele, cada nueche, saliendo tamién estampaos de la cartera de los padres la mañana dempués. Pero los reis, cuando tocaba, siguíen tirando carambelos dende tractores bélicos, y cada vez quedaba más lloñe’l suelu y digamos qu’había qu’agachase un poco y adoptar una posición servil. Nun molaba esi complot monárquicu escontra los pantalones nuevos que yá quedaben pretos, la chaqueta de llana que nun se’twas p’abrochar. Quiciás ’tain’tra yo’l que crecía, pero engordaba. Comí menos, pero tamién la xinta’twas un poco más pequeña, allá en platu. A vueltes cola ergonomía, pasé’l doble de fame en proporción. Volví a comer, bolses de pipes cada vez más cares pagaes con moneda ínfimo. Marchaba directo de viaxe pa col famosu Gulliver. Engordaba pelo alto. Y pelos pies. Hasta’l día, creo qu’en 1996, nel qu’apararon ellos, los playeros, na talla 41, y el mundu dexó milagrosamente de mengüar, y yo d’engordar por muncho o poco que comiera. Y menos mal. A esta escala na que quedó tovía’tis p’abultame, dacuando, un mínimu abarcable.

BSO: Fuck Mahou

El rapaz que primero foi punki, depués nazi y más tarde rockabilly, amás de surferu y medio latin king

Creo que falo demasiao. Cristian y Rudi tienen la gran virtú d’alcordase siempre de coses que dixi pero nun m’alcuerdo que dixi y son amañosos n’usar los mios testimonios propios escontra mi. Ye por ello que pierdo na metá de los debates de chigre que tenemos: la desmemoria nun casa cola coherencia les más de les veces, y nun hai peor enemigu dialécticu qu’ún mesmu sosteniendo la posición contraria. Asegúrovos que Cristian, Rudi y yo mesmu defendiendo la mesma idea somos mui pesaos y cuasi imbatibles.

Por eso cuento que tendría que falar menos; igual asina’twas p’alcordame de tolo que dixi. Moderando la dosis, pero aumentando la calidá. Nun quiero acabar como aquel rapaz de Robléu que primero foi punki, depués nazi y más tarde rockabilly, amás de surferu y medio latin king, a intervalos, con naturalidá dafechu. De verdá tendría qu’esbillar los mios testimonios, separando del granu tola poxa d’ellos que nun s’afaye coles afirmaciones de tribus urbanes anteriores a les que pudi pertenecer. Un mínimu.

Tengo que falar menos pero, coño, a mi préstame discutir mientres fumo peles ceres y nes places, y’tis evidente que los smartphones tan matando’l romanticismu d’esti noble arte. Yá naide pue defender a la brava que Bratislava’tis la capital d’Eslovenia enantes de qu’apaeza daquién col llibru Duff de los récords, que’tis la Wikipedia d’anguaño, recitándote exacto’l númberu de pinces qu’una sola persona’tis quien pa sostener na cara. Colo que se pierde’l guapu xuegu d’aproximación que vien a ser una discusión ente amigos.

Igual los mios escaezos son un mecanismu d’autodefensa pa cola decadencia del debate de chigre: asegúrenme en mio mesmu un adversariu, y con ello la satisfacción del viciu n’ausencia posible d’oponentes. Soi como Checoslovenia enantes de dividise, dos países nuna mesma imposible bolsa térmica de piel. Qué va, nun mola. Nin pol bien de la santa dialéctica. Tengo que falar menos y desmemoriar un poco, tovía nun se cómo, al Cristian y a la Rudi.

Poética chandalera

La poesía’tis una amante fosca y bien líquida, de les qu’echa la mayor parte’l tiempu con otros puntos que nin siquier te caen bien. Lo que’tis a mí, namás pasa a veme per Les Campes dos o trés veces al mes, siempre a destiempu y ensin avisar. Asina que la recibo mayormente ensin afaitar, en pantalón de chándal y colos gayumbos sucios debaxo. Cosa que nun-y importa gran cosa a la poesía: dizque ella quierme más pol interior, anque quierme, como vos digo, con mui poca constancia. Entós, si’twere verdá que poeta’tis’l que morrea a la poesía, el que la tien ente los llabios, namás se podría dicir que soi poeta verdaderamente dos o trés díes al mes. Y asina como me garra la poesía cuando me visita, asina la mio poesía viste barba de trés díes, chándal d’andar per casa y gayumbos de la nueche anterior.

Gulags buenrolleros pa tol mundu

DR. HOFMANN TRIPI 800PX

Davezu cuido que si, envede pasar la mocedá faciendo’l primate, me tuviere metío en 1999 nes nueves xeneraciones d’algún de los partíos mayoritarios agora mesmo tendría, polo menos, pisu propiu, coche alemán, moza taconera y delles amantes. Realmente, diba ser un heteromachu pacón de lo más triunfante. Diba vistir encorbatiao y militar en cofradíes gastronómiques. Puta elegante cada sábadu y chuletón a la brasa. Sí que diba tar un cachu más gordu, nada que ver con esta delgadez de poeta, fecha a partes iguales de danza, desamor y anfetamina. Qué importa tener mierda en corazón y unos cuantos quilos de más. ¡Si fuera un militante d’algún d’esos partíos mayoritarios compraría un hammer o un xalé! Nun hai nada como un par de buenos sustitutos de la masculinidá pa calmar conciencies y alliviar el golor a mierda en corazón, y la gordura. Nun sabéis tolo que se folla nos congresos. Yo tampoco. Nin ganes, vamos.

En 1999 merqué a medies con el Logüis un cartón enteru de venticinco d’aquellos tripis que llamaben bicicletes. El cartón tenía una guapa ilustración dibuxada. Sobre’l fondu d’un picu neváu, que tenía’l sol y la lluna a los llaos, corría’l ciclista n’actitú ximnástica. Abaxo, la fecha de 1943, l’añu nel que’l doctor Hoffmann descubriera los efectos d’esta droga. En pocos díes, Logüis y yo fuimos vendiendo sucesivamente les secciones que componíen el cuadru,’til que namás quedaben la lluna y el sol de les esquines. Entós subimos na vespa de Logüis’til La Cubilina, y vimos guapamente l’atapecer del Valle Central mientres nos subía a la cabeza tola mierda de la lluna y la mierda del sol en xunto. Nunca nun volví a vender droga, que yo m’alcuerde.

Daquella teníemos un Localetu en pueblu y fantasiabemos cola idea de ser antifascistes, comunistes y anarquistes. Too ello xunto y mecío ensin mayor inconveniente. Una auténtica utopía izquierdista, claro que sí. Asina que Logüis y yo, depués del tripi, baxamos al Localetu, que venía a ser lo más paecío a una casa propia que teníemos. Yera esactamente’l mesmu día en que corriera aquella maraviyosa lleenda urbana al rodiu de Sorpresa Sorpresa, con Ricky Martín escondíu nun armariu mientres un perru-y llambia’l ratu a una presunta fan, y el Bielas, un tarambaina que paraba perehí, xuraba tener visto la escena completa, sustituyendo nel atrezzu la poco masculina mermelada pol toque bien bravu del paté tapa negra de La Piara.

– Si soi yo, nun facía falta fuagrás- afirmaba’l Bielas, al que xusto’l día anterior vendiéramos un par de cartones.

En 1999 yo taba, polo tanto, mui lloñe de pasar a formar parte d’una d’eses estructures escures y xerárquiques que son anguaño los partíos mayoritarios, pero sí que conocí a xente de la quinta qu’entró poco depués. Ún d’ellos, un probe patán del insti al que llamábemos Choquis, entró un día de nueche nel localetu y escarabayó un par de vivaespañes y una esvástica na paré del salón. Yera, por cierto, una d’eses esvástiques fallíes que faen los fatos que nun proyecten bien, na qu’ún de los brazos marcha en sen contrariu. El tema’tis qu’a los pocos años el puntu yá’twas empresariu y conceyal, anque por suerte la mala maña que yá venía implícita nel dibuxu fracasáu de la esvástica aplicábala tamién n’otros ámbitos, y nun tardó gran cosa n’acumular denuncies por estafa y malversación de fondos públicos, terminando d’esta miente prematuro una prometedora carrera política. Asina que d’esti salvónos la impaciencia y la fatura: podemos tar agradecíos a esta, equí que tanto abonda.

Sicasí, hai un exércitu de Choquis circulando pel mundu, y munchos d’ellos tienen por desgracia un poco más de deos de frente, y son quien pa calzar los guantes blancos enantes d’empezar el xeneral saquéu. Yo’tis que, sinceramente, si pudiere construiría un d’esos gulags coles mios propies manes onde trancalos a toos ellos. Pero un gulag buenrolleru, eh, onde pusieren películes de disney a toes hores, con globos, zumos de pera y música de La Casa Azul. Un gulag onde se pudieran sentir bien, ensin molestar. Porque tampoco ’tain’t cosa de meter a esta xente nuna asamblea, comprenderéis. Igual’til podíemos buscar dalguna remesa nueva d’aquelles vieyes bicicletes del doctor Hoffmann y da-yosla de preba nel patio del Gulag, a ver qué pasa. Igual se nos ponen a escribir poemes’bout’l terrorismu islámicu, o a pintar coneyinos. Seguro qu’hasta tienen alma d’artista. Como Hitler, cuando taba en Viena.

BSO: The same shit

Estampa Raver

Corría una historia épica’bout aquella rave, dalgo’bout una horda d’heroes primixenios acarretando toldos y bafles artesanales millones de kilómetros al traviés del monte, cruzando valles, sebes, regatos y pedreros. Y’tis verdá qu’abaxo, nos caminos, les más de les víes taben trancaes, y exércitos de maderos controlaban los cruces. Pero a lo que paecía la so xurisdicción nun llegaba, definivamente,’til la rave de Morouzos. De ser asina Yoni nun llevaría tantes hores moviendo la tiesta mecánicamente delantre del chamizu qu’abellugaba a Michi M dj, engullendo nel intervalu variedá de drogues tala que-y costaba de verdá describir pa si mesmu’l tipu esactu de colocón que trayía enriba. Había muncho d’estático na calma interior qu’esperimentaba, pero tamién un toque psilocíbicu nos colores de l’aurora qu’asomaben ente los pinos. L’anfeta y la keta batíense n’engarradiella nos movimientos semiautomáticos que trazaben los sos pies, y al fuelgu conversador d’algunos ratos seguía-y l’empapiellar de la llingua y una característica falta d’idees glorioses. Taba más pa esta parte cuando, siguiendo’l mantra que recitaba’l deep house, miró de llau y atopó de frente la estampa inmensa y allucinada del Devon.

– ¡Qu’arda Madrid con toos dientro!- glayó’l Devon, que, cola cara totalmente ensangrentada,’twas la figura del titán acabante de llegar de batalla mítica.

Yoni miró entós, en tientes, al collaciu, escaeciendo agora’l cutir machacón del bombu que sonaba atrás. El cuadru, na lluz amatagada del alborecer, pintaba de lo más natural. Al redor, la gloriosa resistencia pintaba la mona, dormía la conciencia, celebraba a lo probe un nuevu fin del mundu. Claro que, dientro de l’aristotélica lóxica de too ello, Yoni malpenes foi pa pronunciar palabra. Falar venía siendo, nos últimos tiempos, una cosa de lo más superfluo. Devón, sicasí, siguía a lo d’él.

– ¡Nun hai ún que valga, nin ún que valga!- repitió, afrellando repetidamente’l cascu de la llitrona escontra la frente, tan saturáu de diferentes analxésicos que, en cuenta de sentir dolor, paecía garrar fuelgu a cada golpe.

El círculu, al so rodiu, diba ampliándose, anque nun por ello los supervivientes abandonaben el baille nin la pulsión festiva. Mete a cualquiera en vena mediu d’eme, una ración de seta mexicano y fogonazos regulares d’espiz cada media hora y trata de convencelu de que nun hai fiesta: nun lu sacaríes d’ella en metá la tercera guerra mundial. Un fatu miró desde la distancia y enseñó’l pulgar. El conceptu de fiesta de Devon, sicasí,’twas de lo más serio. Agora reciclaba otru cascu d’ente los que s’espardíen pel suelu y miraba, amenazante, a los demás.

– ¿Hai algún PUTU MADRILANU perequí?

Collaboración pal númberu 2 del Post Magazine