Un poema de Raquel F. Menéndez

Ente los tres ya los nueve años tuvi media melena,
los güeyos grandes ya una zuna de toucar las cousas
que nun foron a quitame.
Llevaba zapatos negros que mio ma ordenaba en fila,
tan pequeñinos como los pies de los gatos.
Tolos domingos de Ramos estrenaba un vistíu.

Na selmana vía los dibuxos animaos
que vimos los guah.es de los noventa
la reposición de Punky Bruster, los Pokemon.
Nada comparao col mio amigu imaxinariu
que tocaba’l so acordión debaxo la panera.

Fixi una proyeición imaxinaria del home qu’amaría
mientras blincaba pelos charcos.

Nos bolsillos siempre llevaba botones cayíos,
fotos de xente que nun conocí
—ya a las qu’ellos non-ys dieron importancia—
el vuelu d’una curuxa que crié ya bendixi.

Agora, soi Auxilio Lacouture dientro los baños
de la cuarta planta de la facultá de Filosofía y Letras
de la UNAM mientras matan xente nel Tlatelolco.
Outras Ángeles Santos pintando la so visión d’un mundu.
Ou la sonrisa pícara de Bette Davis enseñándome a faceme vieya.

Las que más, soi you, equí, onde nunca fui pa marchar,
con Sherezade enseñándome cómo rayos faigo
pa enredar un cuentu, y asina poderasobrevivir.
Cuando lu enredo soi namás you:
la mio media melena, los mios zapatos colocaos en llinia,
la comprobación de si tán los botones nos bolsillos

toucándolos.

Raquel F. Menéndez, en El Llibru póstumu de Sherezade (Impronta, 2017)

Un poema de Rubén d’Areñes

LA PARADOXA TEMPORAL DE LOS RAMOS DE FLORES

Onde tropecemos,
les madres punxeron ramos de flores.
Les llecciones teníen pétalos de color vieyo,
pero naide nun avisó daquella qu’había que garrar apuntes.
Diéronnoslo absolutamente too fecho
y endolcao pal recréu.
Y’til cuando na chapa de la cocina revolvíen la mentira,
sabíemos que nun había que dexar nada en platu.
La derrota nun s’apega nos culos de les potes.
Llambiemos les marques de la cacía como gatos famientos.
Moviémonos febles como ellos y equí tamos.

Anque nun naciemos pa cambiar el mundu,
diga lo que diga la tele.

Tolos preseos taben tallaos a navaya
y heredábense.
Quién diba dicinos qu’había coses feches
yá enantes de nós.
Nun digo la incapacidá.

Cuando espertemos ún menos
fuoi cuando supiemos que ser invencibles
yera l’eslogan de los imbéciles.

Una tarde, una madre cualquiera abrió’l primer álbum de familia.
Años guardando verdaes,
daquién se molestó n’inventar les máquines de retratar
enantes de nós.
Ensin fallu, nenguna foi a sacar semeyes que dixeren mentira,
nenguna.
Aceptemos qu’hai xente que sorríe
namás cuando tien ventitantos
y qu’otros, cuando tienen ventitantos
namás sorríen
y d’esos quixemos esbillar exemplos.
Tampoco nun nos avisaron de que furrulábemos
a 24 semeyes/seg.,
y costómos bien d’ello tener poles utopíes.

Digo que les coses nunca foron del color de la victoria,
les copes que llevantemos por tolo contrario.
El nihilismu foi un descansu bonaz.

La escolaridá como rutina.
Nada deprendiemos en verdá:
a morrer muncho,
a saber
a qué güelen los ramos de flores.

Rubén d’Areñes, en La solombra del Flacu

El Piyama de Laura Marcos

Qué buenos son los poemes que van saliendo de la llibreta de Laura, y cómo presta seguila peles timbes metiendo al públicu propiu y ayenu en bolsu. Tienen esi toque caseru que da lo cercano, y alienda nellos la chispa de la meyor ironía costumista. En definitiva, agradezo-y mil qu’a la mio petición me cediera esti inéditu p’adornar el blogue, y espero que del llapiceru d’ella sigan saliendo munchos más diamantes pulíos como esti.

——————————————————————————————————————————-

PIYAMA

Enxamás xulgues a naide pol so neceser o piyama
pues son coses que’tis raro escoyer pa una mesma
como’l nome
o’l compañeru de pupitre’l primer día d’escuela.
Nun’tis esaxerao dicir que tales coses
avecen ser manifestaciones de violencia sistémico,
crueles y bienintencionaes imposiciones
de los güeyos y gustos d’otros’bout los nuestros
cuerpos y momentos íntimos;
nel meyor de los casos,
corazones d’amor materno
que nos avergoñen ocho hores nun día bonu,
felpa de calor opresivo solo soportable en soledá.
Los medios pa poner la vida a raya namás son aceptables
cuando nun se noten,
y son el fatu que toca amosar al amante, confiando
en que nun haya tiempu nin ganes de reparar nello.
Por eso,
énte neceser, piyama,
camisón, braga o calzonciellu ayenu
nun repares,
futuru amante,
o quedarás col sabor de la tía segunda na boca.
Tampoco nun repares tu.
Desabrocha, baxa, quita, aparta, arranca
lo que faiga falta
y felicitate pola suerte de llegar a esi puntu.