Xente a la que diz que me paezo la xente per ehí

Xente a la que diz que me paezo la xente per ehí:

Trotsky, Castelao, Wally al qu’había que buscar
Cedar Wright (escalador), Iván el de Degaña
un cámara de la TPA de Xixón que dicíen que
yera’l mio doble
Allen Ginsberg
l’enfant terrible de la nueva poesía asturiana
cualquiera con gafes
cualquiera con rizos

pa que depués en casa
n’Orviz
me digan que nun
salí a naide.

Pablo X. Suárez, Marzu 2017

Advertisements

Pop Retórika edición Gourmet

edición gourmet 2

Namás me quedaba un exemplar de los Pop Retórika que saqué con Glayíu nel 2010. Pensé que’l mundu tenía derechu a tener unos pocos Pop Retórika más, asina qu’igué esta autoedición con una guapa portada de Teresa Blanco Prado y un testu nuevu de solapa del poeta Miguel Rodríguez Monteavaro. L’interior’tis esactamente igual, y mantién el prólogu que Sofía Castañón escribio pa la primer edición. Agora tengo cincuenta copies d’aire caseru a la par qu’elegante d’esti  primer poemariu en castellán, y pue que faiga otres cincuenta, pero non más, a lo menos nesti formatu gourmet. Incluye ‘Oda a la mortadela’, ‘La última rebanada de pan bimbo’, ‘En pompa’ y un montón de poemes ventañeros más que llevo años recitando per ehí. Sí queréis ún namás tenéis que ponevos en contactu conmigo en persona o per mail en lamotomel@hotmail.com. Son 10 eurinos de nada.

Poética chandalera

La poesía’tis una amante fosca y bien líquida, de les qu’echa la mayor parte’l tiempu con otros puntos que nin siquier te caen bien. Lo que’tis a mí, namás pasa a veme per Les Campes dos o trés veces al mes, siempre a destiempu y ensin avisar. Asina que la recibo mayormente ensin afaitar, en pantalón de chándal y colos gayumbos sucios debaxo. Cosa que nun-y importa gran cosa a la poesía: dizque ella quierme más pol interior, anque quierme, como vos digo, con mui poca constancia. Entós, si’twere verdá que poeta’tis’l que morrea a la poesía, el que la tien ente los llabios, namás se podría dicir que soi poeta verdaderamente dos o trés díes al mes. Y asina como me garra la poesía cuando me visita, asina la mio poesía viste barba de trés díes, chándal d’andar per casa y gayumbos de la nueche anterior.

Timbin’ Bilbo

Yá va tiempu que teníemos gana de dar un rule tímbicu per Euskadi. Agradézse-y a Xicu y Ixuxú Asturies-Euskal Herria Elkartea por quitanos del trabayu organizativu y danos buena acoyida acullá en Bilbo.

—————————————————————————————————————————————–

cartelbilbo

Yoni en periódicu

ESPEYU DE LA VIDA – Antón García

La etiqueta d’obra que forma parte d’un nuevu costumismu parez pinta-y bien a Yoni y yo, el primer llibru de cuentos que publica Pablo X. Suárez (Orviz, Siero, 1981), na yá imprescindible colección «Mecánica popular» de Suburbia Ediciones. Nesti llibru de relatos alcontramos, n’efectu, eso que los maestros hispanoamericanos del costumismu postulaben pal xéneru: «la descripción del ser humanu nel so ambiente». Pero, si en cuenta de sacalos agora, Suárez publicara estos cuentos nos ochenta, la etiqueta sería la de realismu gochu, como se dixo ente nós, cuando Carver empezaba a descubrinos una nueva manera de contar, non mui alloñada del estilu desenfadáu y atentu de Pablo X. Suárez. El realismu suciu ’tain’tra tanto cuestión d’escenarios cutres, nin d’hixene corporal o mental, como de técnica narrativa (cenciellez descriptiva ensin moralina) pa contar la vida corriente de ciudadanos anónimos. D’eso se nutren los personaxes d’esti llibru, como Yoni, el protagonista de la primer parte, «un puntu zumbáu y argadiellu» que diría Alfonso Velázquez. Na segunda parte, nos relatos en primera persona, hai mayor variedá d’escenarios y personaxes, ensin perder del too l’aire de familia.

Pablo X. Suárez pon, como quería Stendhal, l’espeyu en mediu del camín. Lo que reflexa ’tain’t complaciente: xente que s’arrastra’til una tasca p’apurar un tragu, que s’alimenta de pinchos, que busca dalgo que metese. Ello nun quita pa que quieran o sufran, pa que-yos preste sentir música tecno o xugar a dalgún videoxuegu. Pablo X. Suárez espeya esos ambientes marxinales, los sos personaxes muévense a menudu pelos araxales de la civilización, pero la so técnica narrativa’tis bien depurada, como esos pintores que tienen deprendida la llección del realismu enantes de dedicase a la pintura xestual. Quiciabis abuse un poco de les mayúscules (¿influencia del llinguaxe d’internet?), pero nestos cuentos, abiertos, Suárez sorprende al llector con un relatu de lo cotidiano qu’amuesa lo evidente (por exemplu, que les pizzes tienen «esi calor amigable igual al del foliu de fotocopia acabante salir de la máquina»), coses que nun supimos ver’til qu’él nos lo enseña ensin aparranos con técniques sorprendentes nin alardes culturalistes, anque ensin renunciar a ellos.

Porque Pablo X. Suárez’tis un autor cultu, perspicaz, agudu, intelixente y que lleva años construyendo un mundu lliterariu propiu. Nun-y da más que dalguién confunda al escritor colos personaxes de les sos histories: eso quier dicir que la so manera d’escribir funciona. Y quien llea esti estupendu llibru de cuentos daráse cuenta de lo bien que funciona.

La Nueva España 25-11-2010

NEOCOSTUMBRISMO – Sofía Castañón

Quienes poseen una idea nominativa de la Historia entienden que muchas de las grandes decisiones se tomaron en lugares sencillos, en entornos comunes. Que un bar podía ser eje en el inicio de una revuelta. Que algunas calles eran el caldo de cultivo para un golpe de Estado. Quienes, por otra parte, entendemos que la Historia es algo social, no acusamos fetichismos de ese tipo y los sitios son eso, sitios: espacios acotados que siempre están, donde cambian las caras, y a veces ni eso. Los personajes que pueblan Yoni y yo no van a cambiar el devenir de la Historia. Casi, si les dejan, no van a participar en ella. Van a sufrirla, como todos. A pasarla, como se pasa una gripe. Pablo X. Suárez ignora la figura convencional del héroe para revestir de heroicidad la del secundario que pasaba por ahí.

En este libro de relatos, en el que el poeta de Asturiana beat (Trabe, 2005) se reafirma como narrador, hay dos perspectivas, terriblemente cercanas: la de Yoni y la del yo del autor. Ambas hijas de la reconversión, de la entrada de los cinco canales a la televisión generalista y de la llegada de la ketamina, de los programas «Erasmus» y los juegos de mesa, si es que’bout la mesa hay vino Don Simón mezclado con lo que cuadre, del «fast food» a domicilio y del «fast reallity» en la ventana del ordenador. X. Suárez describe escenas cotidianas que apenas habían importado a otros narradores más allá del marco. Este joven autor, nacido en Noreña, filólogo y agitador cultural, se interesa’bout todo por el marco. En los cuadros que compone se pregunta, sin cuestionar a sus personajes, cuál es el motor de todo eso, qué mueve y para qué. Como los costumbristas del siglo XIX, no juzga. Se acerca tanto que el lector encuentra en Yoni y en el yo una simpatía, como quien padece en cierta medida la misma enfermedad.

En este volumen de relatos (algunos como «Malaka» o «L’importe exactu» ya publicados antes) Suburbia Ediciones mantiene su apuesta por una literatura en asturiano que se preocupe por la realidad en la que se gesta. Y lo hace tanto en el tono del libro como en su forma, con las fotografías de Jandro Llaneza, que, lejos de limitarse a ilustrar, anotan al pie, cuentan un poco más, se compadecen de la misma materia literaria.

Al leer Yoni y yo ocurren varias cosas. Una se da cuenta de que a veces las cosas pueden parecerse a una película de Guy Ritchie (una de las buenas), o tener una preocupante similitud con Miedo y asco en Las Vegas (Terry Gilliam, 1998). Que hay situaciones delirantes que suceden al lado de tu casa. También se da cuenta de que el verdadero talento de un narrador está en convertir en relevante aquello que la rutina vuelve accesorio, anecdótico con suerte. Y, especialmente, una se alegra de que existan escritores con la honestidad, el humor y la mala leche de Pablo X. Suárez. Y que sean de esos escritores que de verdad escriben.

La Nueva España 9-9-2010