Un poema de Raquel F. Menéndez

Ente los tres ya los nueve años tuvi media melena,
los güeyos grandes ya una zuna de toucar las cousas
que nun foron a quitame.
Llevaba zapatos negros que mio ma ordenaba en fila,
tan pequeñinos como los pies de los gatos.
Tolos domingos de Ramos estrenaba un vistíu.

Na selmana vía los dibuxos animaos
que vimos los guah.es de los noventa
la reposición de Punky Bruster, los Pokemon.
Nada comparao col mio amigu imaxinariu
que tocaba’l so acordión debaxo la panera.

Fixi una proyeición imaxinaria del home qu’amaría
mientras blincaba pelos charcos.

Nos bolsillos siempre llevaba botones cayíos,
fotos de xente que nun conocí
—ya a las qu’ellos non-ys dieron importancia—
el vuelu d’una curuxa que crié ya bendixi.

Agora, soi Auxilio Lacouture dientro los baños
de la cuarta planta de la facultá de Filosofía y Letras
de la UNAM mientras matan xente nel Tlatelolco.
Outras Ángeles Santos pintando la so visión d’un mundu.
Ou la sonrisa pícara de Bette Davis enseñándome a faceme vieya.

Las que más, soi you, equí, onde nunca fui pa marchar,
con Sherezade enseñándome cómo rayos faigo
pa enredar un cuentu, y asina poderasobrevivir.
Cuando lu enredo soi namás you:
la mio media melena, los mios zapatos colocaos en llinia,
la comprobación de si tán los botones nos bolsillos

toucándolos.

Raquel F. Menéndez, en El Llibru póstumu de Sherezade (Impronta, 2017)

Advertisements

Xente a la que diz que me paezo la xente per ehí

Xente a la que diz que me paezo la xente per ehí:

Trotsky, Castelao, Wally al qu’había que buscar
Cedar Wright (escalador), Iván el de Degaña
un cámara de la TPA de Xixón que dicíen que
yera’l mio doble
Allen Ginsberg
l’enfant terrible de la nueva poesía asturiana
cualquiera con gafes
cualquiera con rizos

pa que depués en casa
n’Orviz
me digan que nun
salí a naide.

Pablo X. Suárez, Marzu 2017

Un poema de Daniel García Granda

PERO’tis too la mesma zuna coles cifres, mecagon
dios, dime ónde
medren los númberos colos qu’espurren los puerros,
cuántes tumbes hai qu’escarbar
pa esconder el xenocidiu les patates, anque seya
a puñaos peles cunetes, pa entender
por qué mio pá baxa siempre la bolsa
enllena cebolles
o por qué si la bolsa sube en Tokio tu tas muertu
de la fartura más fata y unes rayes
o d’un tiru al debalu en Mogadiscio.

Publicáu n’El Remediu (Ruleta Rusa Ediciones, 2015)

Dexáronme por fata, de Jara Cosculluela

Agora que me fici quinceañera
coles mios trés décades d’espoliu
na cai tengo probáu el mio remangu:
puedo ser puta y casi nin m’arrepiento
bolsera tamién
calientabraguetes
tarambaina
lladrona
fata.

Les mios hermanes impórtenme casi tanto
como dormir bien
casi tanto como’l telediariu
casi tanto como
un funeral buenu
casi tanto como
l’ensayu-error
casi tanto como
el tempo.

Nun sé pegame con naide
y sí que me pegaron.
Nun se tirar l’hachu
y equi naide quedó ensin lleña.

Barra llibre de piel
collacios
nel mio botellón del sexu.

Paezme qu’otra vuelta nun voi
presentame al control de mañana.

Jara Cosculluela, en torna llibre del castellan de Pablo X. Suárez

Quedáis desheredaos toos del reinu de les putes

Quedáis desheredaos toos del reinu de les putes
prohíbovos equí y agora
como puta suprema
como puta intergaláctica
como puta estrella de la mio castra
l’accesu de baldre al nuestru reinu.
Acabáronse les compadecencies
los poetes que nos utilicen
como recursu estéticu
na so poesía maurienta
van ser poetes muertos.
Los nuestros llabios son la puerta d’embarcu
de lo que toos quieren
y naide sabe cómo
y les nuestres mentes tán llistes
pa la octava guerra mundial.
A vós, castrones
que me veis
como carne potencial
atrapada na mio propia ninfomanía
condénovos a metevos
nel armariu de les putes
y invóconos a nosotres toes
a salir del armariu de
les realidaes esclaves
y el deséu precariu.
Rétovos, rétonos a entender les coses
yá qu’al fin nun somos tan diferentes
namás soi una puta empleada como cualesquier otra
ausiliar alministrativa
funcionaria pinina condenada a atender les coles de los altos executivos
llambeculos, vendida ensin conveniu, que traga con too
domina delles llingües y de francés: nivel mediu.

Alba Gil, Inéditu, torna del castellán de Pablo X. Suárez

BSO. El deséu insanu

Campillín

Polo menos el setenta y tres por cientu
de los paisanos d’esta ciudá
lleva camises de cuadros y pantalones de pinza
mal entallaos.
Nos chigres, pel atapecer, la media d’edá
nun baxa de los cincuenta años
los díes d’enteselmana.
Un venti por cientu fuma tabacu negru
y cuspe en suelu.
Na tele, la metá de veces aproximao
qu’hai partíu, xuega’l Madrid.
El trenta y seis por cientu de los pinchos na barra son de pollu
cifra que namás dacuando supera la tortiella.
Según les últimes encuestes
del periódicu local
la xente ta contenta col alcalde
de dereches, que constrúi
grandes fontes eyaculadores y edificios mesiánicos.
Les cais tan llimpies, especialmente les del centru.
A les seis de la mañana de los sábados
y domingos, pasen máquines
vomitando agua
que llimpien lo qu’enantes emporcaron los borrachos.
En tola ciudá
namás hai una acera na que s’exerza
la prostitución al pie de cai
y nesa acera
ta’l mio portal.

Pablo X. Suárez, El sistema débeme una chocolatina. Suburbia, 2011

Cachín de Whitman: Song of myself, XVI

XVI

Soi del vieyu y del mozu, del fatu igual que del sabiu,
indiferente y tan atentu pa colos otros,
maternal tanto como paternal,
un neñu tanto como un paisanu,
rellenu de xéneru de lo basto y de xéneru de lo fino.
De la nación de les munches naciones,
lo mesmo de les pequeñes que de les más grandes.
Yá del norte, yá del sur, soi colonu despreocupáu y hospitalariu
que vive allá abaxo, al pie del ríu Oconee,
un yanqui seguru del mio camín, llistu pa mercadiar
coles mios xuntures que son les más flexibles y al par les más tieses del mundu,
ún de Kentucky caminando’l valle del Elkhorn en malles de piel de venáu,
ún de Luisiana o de Georgia
un barqueru navegando per llagos o ensenaes o a lo llargo de les costes,
ún d’Indiana, de Wisconsin, d’Ohio.
Afáyome en raquetes de ñeve canadienses o allá nun bardial
o con pescadores de pa Terranova,
afáyome na flota rompexelos, navegando colos otros, dando la proa al vientu,
afáyome peles llombes de Vermont o nes viesques de Maine o nel ranchu texanu.
Soi compañeru de los californianos
y de la noble xente del noroeste, y préstenme les sos grandes proporciones,
compañeru de mineros y chalaneros, de tolos que dan la mano
y bienvenida a la carne y la bebida.
Alumnu del más pinín, maestru del más sesudu,
un novatu que ta entamando, pero cola esperiencia de milenta primaveres.
Soi de toles races y de toles castes, de tolos rangos y relixones,
mecánicu, caseru, artista, señoritu, cuáqueru, mariñán,
prisioneru, elegante, aventáu, físicu, abogáu, cura.
Resisto cualquier cosa meyor que la diversidá propia,
respiro l’aire, pero sigue enlleno d’ello depués.
Y nun toi enchipáu y toi nel mio sitiu.
La poliya y los güevos de pexe tán nel so sitiu.
Los soles encesos y los soles escuros que nun soi a ver tan nel so sitiu.
Lo apalpable ta nel so sitiu, y lo que nun se pue apalpar tamién.

Torna propia, dende Song of myself, de Walt Whiltman