Un poema d’Hector Pérez Iglesias

Nun podíen ser muncho más moces qu’él
y ehí diben, tovía de vuelta, la nueche
yá sólo una tebia carrera de taxi’til les sos cames,
inda riendo, una estropaxosa despreocupación, qué buenu
taba, tía, pues a mi
el que me molaba’twas’l de la camiseta verde,
cómo se-y marcaba, tía, díxome
que solíen tar ellí los sábados a esa
hora. Esperaben sentaes nel bordiellu
de la parada, ropa de marca, zapatinos caros: espatarrada, a una
víense-y les bragues, ¿mañana quedamos pela
tarde? nin se t’ocurra llamame’til les cinco o les seis, puta.
La nueche pa elles’twas yá solo un sonámbulu
naufraxu nel asientu d’atrás d’un taxi. Él
tenía per delantre nueve hores d’ascu y aburrición. al llegar a les naves
foi’til’l vestuariu, trancó la puerta d’ún de los retretes.
Garróse la polla con rabia. L’escenariu’twas un cuartu
nel qu’entamaba a alborecer y la cara d’una d’elles ximía
baxo’l so aliendu. Al meté-yla
les tetes temblaben como xelatina amasuñao.
Meneábasela tovía con furia cuando la vio
suplicar agradecida de placer, cuando yá ’tain’tra
más que carne esmadexao qu’apartó d’un emburrión de la cama.
Él corrióse imaxinándose yá mediu dormíu, ente sábanes
caldies, ensin priesa, con tola mañana per delantre mientres ella
se vistía a les carreres’cause llegaba tarde a un trabayu de mierda.
Y afuera amás facía fríu; tal vez entamaba a trapiar.

 

En La mano vacía, (ALLA, Uviéu, 2013)

Advertisements

En qué se paez l’amor a tener perru

Torna de Laura Marcos

De mano,’tis una responsabilidá grande,
sobremanera nuna ciudá como Nueva York.
Asina que piénsalo muncho y bien enantes de decidite col amor.
Otramiente, l’amor faite sentir seguru:
cuando andes pela cai de nueche
y tienes al amor pel ramal
naide se va meter contigo.
Porque los kinkis y los manguis creen que l’amor’tis impredecible.
¿Quién sabe lo que pue llegar a facer l’amor pa defendese?

Nes nueches fríes d’iviernu, l’amor da calorín.
Échase a la to vera y vive y alienda
y fai ruiducos.
L’amor despiértate a cualquier hora de la nueche coles sos necesidaes.
Necesita que lu alimentes pa crecer y tar sanu.

A l’amor nun-y presta que lu dexes muncho solu.
Pero al llegar a casa l’amor allégrase siempre de vete.
Pue ser que te rompa dalguna cosa ensin querer na so pasión pola vida
pero nun se pue tar enfadáu munchu ratu col amor.

¿Ye siempre buenu l’amor? ¡Non! ¡Non!
L’amor pue ser malu. ¡Á malu, malu, amor! ¡Malón!

L’amor ármateles.
L’amor déxate sorpresines equí y allá.
L’amor necesita que vayas detrás llimpiando.
A veces prestaríate que l’amor cambiara.
A veces prestaríate enrollar un periódicu
y da-y na nariz al amor,
non tanto como pa mancalu,
solo pa que sepa que ¡Eso nun se fai!

A veces a l’amor apetez-y salir a dar una vuelta.
Porque a l’amor présta-y l’exerciciu. Llévate a les carreres pel barriu
y déxate abarquinando, ensin aliendu. Tira de ti pa tolos llaos
a la vez, o s’enrolla una y otra vez al rodiu tuyu
hasta que tas enroscáu y nun te pues mover.

Pero l’amor faite conocer xente per onde vas.
Xente que nun tien nada en común, namás que l’amor
párense a charrar ente ellos pela cai.

Tíra-y coses a l’amor y te les trairá,
una y otra y otra vez.
Pero, penriba too, l’amor necesita amor, munchu amor.
Y a cambiu l’amor quierte y nunca acaba.

Taylor Mali (New York, 1965) “How Falling in Love is like Owning a Dog”

El Piyama de Laura Marcos

Qué buenos son los poemes que van saliendo de la llibreta de Laura, y cómo presta seguila peles timbes metiendo al públicu propiu y ayenu en bolsu. Tienen esi toque caseru que da lo cercano, y alienda nellos la chispa de la meyor ironía costumista. En definitiva, agradezo-y mil qu’a la mio petición me cediera esti inéditu p’adornar el blogue, y espero que del llapiceru d’ella sigan saliendo munchos más diamantes pulíos como esti.

——————————————————————————————————————————-

PIYAMA

Enxamás xulgues a naide pol so neceser o piyama
pues son coses que’tis raro escoyer pa una mesma
como’l nome
o’l compañeru de pupitre’l primer día d’escuela.
Nun’tis esaxerao dicir que tales coses
avecen ser manifestaciones de violencia sistémico,
crueles y bienintencionaes imposiciones
de los güeyos y gustos d’otros’bout los nuestros
cuerpos y momentos íntimos;
nel meyor de los casos,
corazones d’amor materno
que nos avergoñen ocho hores nun día bonu,
felpa de calor opresivo solo soportable en soledá.
Los medios pa poner la vida a raya namás son aceptables
cuando nun se noten,
y son el fatu que toca amosar al amante, confiando
en que nun haya tiempu nin ganes de reparar nello.
Por eso,
énte neceser, piyama,
camisón, braga o calzonciellu ayenu
nun repares,
futuru amante,
o quedarás col sabor de la tía segunda na boca.
Tampoco nun repares tu.
Desabrocha, baxa, quita, aparta, arranca
lo que faiga falta
y felicitate pola suerte de llegar a esi puntu.