Bohemian Rhapsody

Alcuérdeste cuando nos conocimos
yo non
Jimi Hendrix y Bob Dylan ensayaben nel salón
y yo fumaba flais con Manolenta y escribimos Bohemian Rhapsody.
Agora namás cruzo La Pola por ti y polos pinchos del café Boladro
voi con bermudes pintureres,.hasta n’iviernu
y una gorra propaganda enllena pins
y alcuérdome tolos díes nel pasu cebra de la xeneral
alcuérdome de cuando te desconocí
pa posteriormente reinventate.

Pablo X. Suárez. Xunu 2017

Un poema de Daniel García Granda

PERO’tis too la mesma zuna coles cifres, mecagon
dios, dime ónde
medren los númberos colos qu’espurren los puerros,
cuántes tumbes hai qu’escarbar
pa esconder el xenocidiu les patates, anque seya
a puñaos peles cunetes, pa entender
por qué mio pá baxa siempre la bolsa
enllena cebolles
o por qué si la bolsa sube en Tokio tu tas muertu
de la fartura más fata y unes rayes
o d’un tiru al debalu en Mogadiscio.

Publicáu n’El Remediu (Ruleta Rusa Ediciones, 2015)

Physalis

Esa planta nueva que traxo Mone a la güerta

agora ta de moda como la grosella nos ochenta

yá bilta y enraigona y poseerá la tierra como’l maíz

pues trai un alma nueva en cada cápsula, que’tis

la señorita ente los frutos, tan fina y promiscua y dispuesta

a vistir los pensamientos de novia y a semar la’tisrba

de llámpares minúscules d’IKEA y de redondez

los domingos, a forrar la nuestra decadencia

de gloria y los artos y los campos de cotoya de la promesa

d’abondancia y el poder de lo guapo, pequeño y escondío

que cuerre peles riegues soterrañes llendará les finques

quitará la fame a los raitanes y a los nietos, ablandará a los vieyos

paisanos fíos de puta

la médula vexetal d’estos montes’twill colorada y navegable

y nós llimpios, puros, discretos, ánxeles protectores

de l’ayalga, guardeses, xardineros, agua.

Pablo X. Suárez, Setiembre 2016

BSO: Mundu Vexetal

.

.

100-sementes-de-joa-de-capote-fisalis-com-garantia

Un poema d’Ángeles Carbajal

EL FRÍU

Aseguren qu’antes
facía muncho más fríu qu’agora,
que l’inviernu’twas más llargu,
les xelaes dures como’l mármol,
que nes caleyes embarraes
empozábense los animales y los carros.
Quiciás’tis verdá,
alcuérdome de dir pente la nieve
peles Viñes pa la escuela,
pero nun tarrecía’l fríu
y los fenómenos metereolóxicos
yeren gozosos acontecimientos de la mio vida,
como grandes estufes rumiantes
apigazaben les vaques na cuadra,
la cocina taba siempre encesa
y en casa tábemos toos
y nun tuvi qu’aprender a pasar fríu
hasta muncho, muncho más tarde.

Ángeles Carbajal, En campu abiertu (Trabe, 2013)

Campillín

Polo menos el setenta y tres por cientu
de los paisanos d’esta ciudá
lleva camises de cuadros y pantalones de pinza
mal entallaos.
Nos chigres, pel atapecer, la media d’edá
nun baxa de los cincuenta años
los díes d’enteselmana.
Un venti por cientu fuma tabacu negru
y cuspe en suelu.
Na tele, la metá de veces aproximao
qu’hai partíu, xuega’l Madrid.
El trenta y seis por cientu de los pinchos na barra son de pollu
cifra que namás dacuando supera la tortiella.
Según les últimes encuestes
del periódicu local
la xente ta contenta col alcalde
de dereches, que constrúi
grandes fontes eyaculadores y edificios mesiánicos.
Les cais tan llimpies, especialmente les del centru.
A les seis de la mañana de los sábados
y domingos, pasen máquines
vomitando agua
que llimpien lo qu’enantes emporcaron los borrachos.
En tola ciudá
namás hai una acera na que s’exerza
la prostitución al pie de cai
y nesa acera
ta’l mio portal.

Pablo X. Suárez, El sistema débeme una chocolatina. Suburbia, 2011

Un poema de Rubén d’Areñes

LA PARADOXA TEMPORAL DE LOS RAMOS DE FLORES

Onde tropecemos,
les madres punxeron ramos de flores.
Les llecciones teníen pétalos de color vieyo,
pero naide nun avisó daquella qu’había que garrar apuntes.
Diéronnoslo absolutamente too fecho
y endolcao pal recréu.
Y’til cuando na chapa de la cocina revolvíen la mentira,
sabíemos que nun había que dexar nada en platu.
La derrota nun s’apega nos culos de les potes.
Llambiemos les marques de la cacía como gatos famientos.
Moviémonos febles como ellos y equí tamos.

Anque nun naciemos pa cambiar el mundu,
diga lo que diga la tele.

Tolos preseos taben tallaos a navaya
y heredábense.
Quién diba dicinos qu’había coses feches
yá enantes de nós.
Nun digo la incapacidá.

Cuando espertemos ún menos
fuoi cuando supiemos que ser invencibles
yera l’eslogan de los imbéciles.

Una tarde, una madre cualquiera abrió’l primer álbum de familia.
Años guardando verdaes,
daquién se molestó n’inventar les máquines de retratar
enantes de nós.
Ensin fallu, nenguna foi a sacar semeyes que dixeren mentira,
nenguna.
Aceptemos qu’hai xente que sorríe
namás cuando tien ventitantos
y qu’otros, cuando tienen ventitantos
namás sorríen
y d’esos quixemos esbillar exemplos.
Tampoco nun nos avisaron de que furrulábemos
a 24 semeyes/seg.,
y costómos bien d’ello tener poles utopíes.

Digo que les coses nunca foron del color de la victoria,
les copes que llevantemos por tolo contrario.
El nihilismu foi un descansu bonaz.

La escolaridá como rutina.
Nada deprendiemos en verdá:
a morrer muncho,
a saber
a qué güelen los ramos de flores.

Rubén d’Areñes, en La solombra del Flacu

Chemtrail

Fumíguennos
los aviones del exércitu antroxaos de vuelos comerciales
Norteamérica, les grandes empreses multinacionales
el rei, el papa, los masones
los estraterrestres fumíguennos y convierten estos llunes en forgaxa.
Y naide mató a Kennedy.
Y riéguennos la tarde con tol velenu de la galbana
l’aire arreciende a muertu y equí nin dios se tasca.
Fumíguennos l’alma, l’amor y les articulaciones
la piel colorada de los tomates y’til’l corazón de la cebolla
la pica de los montes y el fondu de los valles
los ríos y los grandes pexes de la mar.
Fumíguennos, máyennos, apigácennos.
Yá naide va velar depués d’esta fumigación en masa
y a coru cantaremos, en suaños, un himnu zombi.

Pablo X. Suárez, Mayu 2013